Síguenos:

Proclamad que el Reino de Dios está cerca

Jesus

Evangelio según San Mateo 10,7-13.

A lo largo del camino proclamen: ¡El Reino de los Cielos está ahora cerca!

Sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos y echen los demonios.

Ustedes lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar.

No lleven oro, plata o monedas en el cinturón.

Nada de provisiones para el viaje, o vestidos de repuesto; no lleven bastón ni sandalias, porque el que trabaja se merece el alimento.

En todo pueblo o aldea en que entren, busquen alguna persona que valga, y quédense en su casa hasta que se vayan.

Al entrar en la casa, deséenle la paz.

Si esta familia la merece, recibirá vuestra paz; y si no la merece, la bendición volverá a ustedes. Extraído de la Biblia Latinoamericana.

Ustedes son la luz del mundo

Mateo 5, 13-16. Quien verdaderamente se ha encontrado con Jesús, no puede callar.

«Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. «Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Oración: Dios mío, me has llamado a la santidad. Ilumina mi mente y mi corazón en esta oración para descubrir dónde se encuentra la verdadera felicidad, sólo ésta quiero desear y no las burdas imitaciones que me ofrece el mundo.

Petición: Señor, te pido que deje entrar tu luz a mi conciencia para ser sal que ilumine y dé sabor a la vida de los demás.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar